Informe “Estado de la Salud de la población afectada por el proceso de desahucio”

Captura de pantalla 2014-09-12 a la(s) 10.18.12MENSAJE DEL SAT A LOS TRABAJADORES/AS DE LA UGR
Desde el SAT hemos considerado necesario difundir la presentación del informe “Estado de la Salud de la población afectada por el proceso de desahucio” por su enorme interés, pues no debemos olvidar que este gravísimo problema también está afectando a trabajadores y trabajadoras de la UGR.
“La situación traumática para la salud que sufren las personas en proceso de desahucio es gravísima”, aseguran los catedráticos de Psicología y de Salud Pública de la Universidad de Granada (UGR). Esta es una de las conclusiones más relevantes del profundo estudio científico realizado por la UGR a través de la Facultad de Psicología y la Escuela Andaluza de Salud Pública, que fue presentado el pasado día 5 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Este trabajo es el primero de este tipo que se hace en el Estado Español, y es muy importante que además de tomar conciencia de este gravísimo Captura de pantalla 2014-09-12 a la(s) 10.19.07problema psicológico, sanitario y social, también se le dé la máxima difusión.
Mas abajo pude ver las conclusiones más interesantes de dicho informe:
SECCIÓN SINDICAL DEL SAT-UGR

Catedráticos de la Universidad de Granada confirman que la salud de los afectados por los desahucios está en “grave peligro”

  • Un exhaustivo estudio llevado a cabo por la facultad de Psicología y la Escuela Andaluza de Salud Pública lo demuestra con rotundidad
  • Según este trabajo, el colectivo Stop Desahucios Granada 15 M es el grupo de ayuda más valorado entre los afectados por los desahucios

“La situación traumática para la salud que sufren las personas en proceso de desahucio es gravísima”, aseguran losOLYMPUS DIGITAL CAMERA catedráticos de psicología y de salud pública de la Universidad de Granada. Esta es una de las conclusiones más relevantes del profundo estudio científico realizado por la UGR a través de la Facultad de Psicología y la Escuela Andaluza de Salud Pública, que fue presentado anoche, ante casi un centenar de personas, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UGR. Este trabajo es el primero de este tipo que se hace en España y lleva por título “Estado de la Salud de la población afectada por el proceso de desahucio”.

El estudio ha sido presentado por los catedráticos Umbelina Robles, profesora titular de Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento psicológico de la Universidad de Granada, Antonio Daponte catedrático de la Escuela Andaluza de Salud Pública, Isi González, licenciada en psicología y perteneciente al grupo de investigación de la UGR dirigido por el profesor Jaime Vila, y un portavoz de Stop Desahucios Granada, Antonio Redondo.

El informe ha sido elaborado a pié de calle a lo largo de más de un año y medio, mediante una amplia encuesta formulada a más de doscientas personas afectadas por el drama de los desahucios. La investigación y la entrevista se han llevado a cabo directamente con los propios afectados, mediante entrevistas concertadas por el grupo de sicólogos en cada uno de los centros donde se reúnen las asambleas del colectivo de Stop Desahucios, tanto en Granada capital como en los pueblos del área metropolitana.

Entre los datos más sobresalientes del Informe se estudia especialmente la salud mental: los niveles de ansiedad, depresión, estrés y el estrés post traumático. Aunque del resultado de las evaluaciones se esperaban conclusiones preocupantes, a juicio de la doctora Umbelina Robles, la valoración extrapola “….resultados terribles. Desde luego esperábamos encontrar ansiedad, depresión, estrés…, pero no a los niveles tan dramáticos con los que nos hemos topado. Niveles de 90 por ciento y más, en prácticamente todos los afectados. Tan solo un 5% muestran niveles bajos de estas patologías, lo cual demuestra el gravísimo impacto del desahucio en la salud mental del que lo padece”, concluye la profesora. Añade por otro lado, que el estudio muestra científicamente como en este colectivo crece de forma imparable la depresión, el alcoholismo y la tasa de suicidio.

Pero no solo son las lesiones psíquicas las que analiza este exhaustivo informe, sino también las grandes secuelas físicas que amenazan a aquellas personas que sufren un proceso de desahucio prolongado: infartos, dolencias coronarias, hepáticas, renales y oncológicas.

 Para el profesor de la Escuela Andaluza de Salud publica Antonio Daponte, los efectos de los desahucios en la población “….es ya un problema de salud pública, porque el riesgo de desahucio, por ejemplo en Andalucía, está actualmente en torno al 11 % de las viviendas; y eso son miles y miles de personas”, concluye. Resaltó este catedrático la importancia vital de la vivienda para el ser humano, “…es algo que supera los conceptos mercantilistas de las corporaciones especulativas. En otros países del entorno europeo y en Estados Unidos no se entiende este gravísimo problema del desahucio que padecemos en España, porque este drama está superado en los demás países mediante la prevención social y gubernamental. Sencillamente, no existe el riesgo de desahucio porque se protege a la sociedad. Otra cosa muy distinta es este país nuestro en el que se antepone el beneficio privado a las necesidades mas básicas y al bienestar de los ciudadanos”, asegura.

Entre los aspectos más destacados de este Estudio sobresale el alto nivel de satisfacción de los afectados por un desahucio con respecto a sus familiares y amigos, que –según coinciden en señalar-, con frecuencia les ayudan emocional y económicamente (el 53 % están muy satisfechos); y sobre todo se muestran agradecidos y satisfechos con el apoyo recibido de Stop Desahucios Granada 15 M (el 88 % de los encuestados se muestra “muy satisfechos”). Por el contrario valoran muy a la baja la ayuda prestada por servicios sociales, sanitarios, servicios públicos y otras entidades.

Tras un interesante coloquio, el acto de presentación se cerró con la intervenciónOLYMPUS DIGITAL CAMERA de un portavoz de Stop Desahucios Granada 15-M, Antonio Redondo, quien tuvo palabras de agradecimiento para los encuestados, para los investigadores que han realizado el estudio y para la Universidad de Granada, y aseguró que la lucha del colectivo Stop Desahucios seguirá cada vez más intensa mientras exista una sola familia en peligro de desahucio.

Facultad de Psicología                         Stop Desahucios Granada

Escuela de Salud Pública                                 15 M

Universidad de Granada

ESTADO DE SALUD DE LA POBLACIÓN AFECTADA POR UN PROCESO DE DESHAUCIO

                            (Resultados del Estudio)

Se ha realizado un estudio científico para conocer el impacto de los procesos de desahucio en la salud de las personas afectadas. Para ello, a lo largo del año 2013 y 2014 se seleccionaron personas adultas en proceso de desahucio asistentes a las asambleas semanales organizadas por Stop Desahucios Granada en la capital y su área metropolitana. En total se estudiaron 205 personas (83 hombres y 122 mujeres).

Para el estudio se diseñó un cuestionario, que administró personal entrevistador especialmente entrenado. En este cuestionario se incluyeron escalas utilizadas habitualmente en estudios poblacionales de salud. Los resultados obtenidos entre las personas afectadas por el proceso de desahucios se compararon con una muestra de 6507 personas adultas de la población general andaluza.

Entre las características de las personas en proceso de desahucio se encuentra el que son individuos de edades similares a la población andaluza, y en más de un 90% de origen español, como la población andaluza. Tienen un nivel de estudios algo superior al conjunto de la población de Andalucía y actualmente están en desempleo en una proporción mucho mayor (59%), frente al resto de andaluces (24%).

El proceso de desahucio se inició debido a la pérdida de empleo (56%), disminución importante de ingresos (16%), y por cambios familiares (divorcios, muertes familiares, etc.) (12%). Para más del 90% las dificultades para hacer frente a la hipoteca comenzaron en 2009 y años posteriores. Para un 84% el proceso de desahucio comenzó a partir del 2009, es decir, que llevan ya varios años en este proceso.

Las personas en proceso de desahucio han solicitado ayuda de diverso tipo, material, emocional y/o jurídica a diversas entidades: servicios sociales (un 89% solicitaron ayuda, pero solo la recibieron un 23%); sanitarios (22% la solicitaron y 16% recibieron); a Stop Desahucios (98% solicitaron y el 85% la recibieron); y finalmente, un 63% solicitaron ayuda a familiares y amigos y un 56% la recibieron. En cuanto a la satisfacción con la ayuda recibida, menos del 12% de las personas están “muy satisfechas” con la ayuda recibida por los diferentes servicios públicos o entidades. La excepción son las que se refieren a familia y amigos (un 53% “muy satisfechos”) y a la recibida de Stop Desahucios Granada 15-M (un 88% de “muy satisfechos”).

En cuanto a los resultados en salud, un 67% de las personas en proceso de desahucio tienen una salud deficiente, frente a un 33% de la población andaluza. Además, padecen más hipertensión, o más trastornos cardiovasculares, y tienen mucha más depresión, ansiedad, e insomnio y otros trastornos mentales (un 45% entre los desahucios, y un 9% entre la población andaluza).   Las personas en desahucio no consumen más fármacos que la población general, excepto que un 48% consumen tranquilizantes, antidepresivos y otros medicamentos para la salud mental, frente a solo un 11% de la población andaluza general. Usan de forma similar los servicios sanitarios, aunque acuden algo más frecuentemente a urgencias.

 Las personas en proceso de desahucio tienen un riesgo importante de suicidio: el 20,% de las mujeres y el 13,8% de los hombres presentan riesgo alto; la prevalencia de ideas de suicidio en el último mes es de un 34,2% y un 32,1% respectivamente. Además, un 17,9% de las mujeres y el 10% de los hombres han planeado cómo suicidarse y un 9,4% y un 2,5% respectivamente han intentado suicidarse también en el último mes. Este riesgo además aumenta a medida que avanza el proceso de desahucio, siendo del doble en las fases finales del proceso con respecto al principio. Además, este riesgo es mayor cuanta más edad se tiene. Podemos decir que un tercio de la muestra evaluada presenta niveles entre moderados y altos de riesgo de suicidio.

En cuanto a los hábitos de salud, consumen alcohol en igual proporción al resto de la población. Y hacen menos actividad física y consumen menos frutas y verduras de las cantidades recomendadas en una dieta sana.

Otro objetivo del Estudio ha sido evaluar los niveles de salud mental, es decir, como vivir un proceso de desahucio afecta a la salud mental de las personas afectadas. Entre otras variables, nos hemos centrado en los niveles de ansiedad, depresión, estrés percibido, y estrés postraumático. Hemos constatado que los niveles de ansiedad y depresión son gravemente severos: el 88 % de la muestra altos niveles de ansiedad y el 92% severos niveles de depresión. Llama la atención el que sólo el 5% de los entrevistados presentan niveles moderados o bajos de ansiedad y depresión.

En relación a los niveles de estrés, la muestra presenta niveles muy altos de estrés percibido. Esto es significativo no solo por el sufrimiento y el nivel de interferencia en su vida, sino porque el estrés es un conocido factor de riesgo de otros trastornos físico (ej. los trastornos cardíacos) y empeora los síntomas de trastornos físicos que puedan sufrir estas personas.

El dato que más nos ha llamado la atención, tiene que ver con el estrés postraumático. En esta muestra encontramos niveles muy altos de sintomatología de estrés postraumático; no solo si comparamos su puntuación con la población normal, sino que también encontramos puntuaciones significativamente más altas que un grupo de mujeres diagnosticadas de trastorno de estrés postraumático que estaba recibiendo tratamiento psicológico por abusos sexuales. Más de dos tercios de la muestra encuestada presentan sintomatología de estrés postraumático, dato muy preocupante.

Concluyendo, entre las personas afectadas por un proceso de desahucio hay una mayor prevalencia de mala salud física y mental en comparación con la población andaluza. También hay una mayor prevalencia en relación a las visitas a los servicios sanitarios, especiOLYMPUS DIGITAL CAMERAalmente a las Urgencias Hospitalarias. Consumen más psicofármacos, y tienen una mayor prevalencia de sedentarismo, obesidad y bajo consumo de frutas y verduras.

Entre las personas que se encuentran en un proceso de desahucio hay un riesgo de suicidio mucho mayor al que tiene la población andaluza en general y que la detectada en otros estudios poblacionales españoles. Este riesgo es especialmente importante para las mujeres, en las edades mayores y en las fases más avanzadas del proceso de desahucio.

El profundo daño psicológico entre las personas que se encuentran en un proceso de desahucio pone de manifiesto el empeoramiento de la salud entre los grupos andaluces más afectados por la crisis.

Corresponsales obreroxs y populares

Red de corresponsales obrerxs y populares
Envía aquí tus crónicas, informaciones…
elcorresponsalobrerx@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s