El SAT celebró ayer un Domingo Rojo en Somonte que marca una nueva etapa de la ocupación

somonte9

somonte1Ayer fue un día caluroso en Somonte, finca que cumple más de tres años de ocupación en Palma del Río por parte del Sindicato Andaluz de Trabajadores, y fue el día elegido para celebrar un Domingo Rojo, jornada de trabajo voluntario y convivencia en la finca a la que acudieron simpatizantes de varios puntos de Andalucía. “A Jierro 24 Horas” y “Corresponsales Obreros y Populares” estuvieron allí presenciando el acto.

 

somonte2A buena mañana, antes de que empezara el calor, se empezó a trabajar. Tras unos meses en los que no se ha podido trabajar al ritmo que se deseara, las faenas se fueron acumulando y en este domingo se trató sobre todo de adecentar el cortijo y alrededores (pintar las naves, las casas, quitar hierbas de los alrededores…) y también de hacer los cuidados típicos del huerto.

 

 

Desde la última Asamblea Nacional del SAT, es la Unión Local de Fuensomonte4tes de somonte3Andalucía la que se encarga de coordinar los trabajos de la finca, y este trabajo simbólico del Domingo Rojo fue, como dijo Pepe Caballero de Fuentes de Andalucía, el primer empujón para poner a pleno rendimiento la ocupación. Si bien casi toda la finca se ha trabajado, de secano, hay que hacer inversiones y mucho trabajo para aprovechar, dentro de las posibilidades, todos los recursos que la tierra puede dar.

 

A medio día, cuando se paró de trabajar, Pepe Caballerosomonte5 y Diego Cañamero, portavoz nacional del SAT, hicieron una intervención en la que insistieron en que el mayor esfuerzo tendrá que ser ahora conseguir la cesión de las tierras públicas a la cooperativa de Somonte.

Trsomonte6as la intervención de varios compañeros y compañeras, de las uniones locales de Fuentes de Andalucía, Palma del Río, La Campana y otros pueblos de alrededor, se sirvió un arroz y se disfrutó de una tarde de convivencia.

A Jierro 24 Horas / Corresponsales Obreros y Populares

unnamed

Red de corresponsales obrerxs y populares

Envía aquí tus crónicas, informaciones…
elcorresponsalobrerx@gmail.com

 

Anuncios

Jornadas de Estudios Campesinos y Soberanía Alimentaria en Granada 16 y 17 de abril

Día: Jueves 16 y Viernes 17 de Abril.

Lugar: Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada.

Estudios-Campesinos

Cartel17Abril_cierre  TripticoB_IJornadas_AF (1)

unnamed

Red de corresponsales obrerxs y populares
Envía aquí tus crónicas, informaciones…
elcorresponsalobrerx@gmail.com

Crónica, fotos y video de la acción ¡LA ALMORAIMA PARA EL PUEBLO!

IMG_8166

Tras la pancarta que llevaba este lema cientos de personas han caminado bajo la lluvia por la carretera que discurre por la finca, secundando la convocatoria del SAT y la Plataforma Social del Campo de Gibraltar para este domingo 18 de Enero. Las duras condiciones meteorológicas han restado sin duda participación, pero no han evitado que de todos los rincones de Andalucía militantes y simpatizantes del Sindicato Andaluz de Trabajador@s hayan llegado en una marea humana colorista y luchadora, bajo sus impermeables y paraguas -convertidos en algún caso en pancarta-, para reivindicar que las más de 14.000 hectáreas de La Almoraima, el mayor latifundio de Andalucía, España y Europa, no se vendan, sino que han de convertirse en riqueza para su pueblo, generando empleo en una comarca sumida en el desempleo y la pobreza. Durante todo el recorrido, encabezado por el portavoz nacional del SAT Diego Cañamero, se han gritado consignas en ese sentido, así como en defensa de la Reforma Agraria para Andalucía.

La lluvia obligó a acortar la marcha de dos kms y a realizar la Asamblea Popular, prevista en la plaza de Castellar, en un polideportivo de las afueras. Juan León Moriche -miembro de la Plataforma Social- y Carlos Gavira –representante de la UL del SAT de Castellar- fueron los encargados de poner voz a la Propuesta de Gestión y Desarrollo Sostenible creada por los compañeros y compañeras de la zona, basada en actividades de turismo rural, producción de energía, instalación de huertos solares, industrias de transformación del corcho y actividades agrícolas y ganaderas. Esta propuesta fue abierta al debate y a las sugerencias de l@s presentes. La responsable de organización del territorio de Cádiz, Mª Jesús de León, agradeció a los presentes –la mayoría procedentes de localidades jornaleras- su asistencia, su esfuerzo militante en la lucha por la tierra y la reforma agraria, verdadera seña de identidad del SAT y la única capaz de generar una auténtica riqueza para Andalucía, como señalaba el propio Blas Infante.

Y como dato importante,  se informó que en Vallecas se ha formado como una “sección” del SAT fuera del ámbito nacional que apoyará en pagos de  multas.

Alguien leyó un poema que hacia alusión a la tierra, otra persona nos cantó el poema de Miguel Hernández al que Paco Ibáñez le puso música.  “Pequeños gestos que hacen grandes a las personas”.

Cerró el acto Diego Cañamero que hizo un llamamiento a la participación en el calendario de movilizaciones de este difícil año electoral, que tendrá sus acciones cumbre en la Marcha a Madrid prevista para el 21 de Marzo y en la Huelga General del 22 de Octubre. Recordó a los presentes que el verdadero poder del pueblo está en las calles, en la movilización del pueblo. Ningún partido ni grupo político podrá salvarlo por mucho cambio electoral que se produzca, sino que el pueblo ha de salvarse a sí mismo, luchando y provocando esos cambios desde la movilización.

Una deliciosa paella popular, realizada por compañer@s de La Línea, puso el broche final a una nueva jornada de lucha, favoreciendo el disfrute de la charla alegre, solidaria y constructiva entre la gente de los distintos territorios antes de partir.

Saludos, salud y poder popular

Corresponsal obrera desde la Almoraima. 18 de enero del 2015

unnamedRed de corresponsales obrerxs y populares
Envía aquí tus crónicas, informaciones…
elcorresponsalobrerx@gmail.com

Encuentro internacional-Mesa coloquio: Soberanía alimentaria, ocupación de fincas, colectivos en lucha, cooperativismo integral.

Sin título

Un encuentro entre finca Salud: un grupo de ciudadanos arriendan una finca en Villanueva del Ariscal, cuatro hectáreas aprox. La hacen productiva practicando la agricultura sostenible, utilizan permacultura, dependen para la subsistencia de lo que cultivan y producen. 

La idea de la ponencia es contrastar las ideas y experiencia entre estos colectivos y el Sat. Desde el punto de vista de la autogestión, productividad, generadora de empleo, practicando una agricultura sostenible y la distribución de los alimentos al mercado de manera independiente.

(Finca salud, contacto con un colectivo que se dedican a los espacios auto-gestionados, ocupaciones de fincas, haciéndolas productivas, coordinando campamentos de trabajo, producen de manera ecológica y creen en las cooperativas integrales. Este grupo ocupo un aeropuerto en el Sur de Francia, se organizaron y crearon un gran campamento auto gestionado luchando y construyendo la unidad en esas mismas luchas. Son “colectivo Zadista de Notre Dame des Landes”.)

La lucha continua.

Viva la lucha de la clase trabajadora.

Viva Andalucia libre.

Manuel Kombativo

 

Soberania alimentaria. Yo ocupo tierras. Pablo González Corrales

“Soy Pablo, tengo 26 años y soy licenciado en Historia. Como jornalero mi primera experiencia fue con 16 años, en la recogida de la aceituna y, una vez he finalizado la Universidad, viene siendo mi trabajo más estable y continuo, desde finales de septiembre hasta enero aproximadamente. Un trabajo siempre para otros propietarios. Pero quiero que las cosas cambien, por eso estoy involucrado en un proyecto cooperativista en Sevilla. Se trata de una finca de 40 hectáreas de propiedad pública y cedida a una asociación de personas desempleadas y precarias para producción agroecológica; el proyecto se llama Isla Tercia. Por eso, también, desde el año 2011, junto a otros compañeros decidimos dar el paso de presentarnos como nuevo comité en el SAT-Gilena e involucrarme —desde la sensibilidad del SOC- a la lucha política del SAT. De nuestra lucha política es de la que quiero hablaros, y contagiaros: la recuperación de las tierras campesinas.

SAT movilizaciones

El 4 de marzo de 2012 aparecía la noticia de que un grupo de 500 jornaleros y jornaleras del Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras (SAT) ocupaban Somonte, una finca pública en Palma del Río, Córdoba. Fue una gran sorpresa para la inmensa mayoría de la población andaluza. Nadie, ni si quiera la población del medio rural andaluz se esperaba que en la “Andalucía Imparable” de la segunda modernización (slogan de la Junta) existiera la conciencia de luchar por trabajar y vivir de un trozo de tierra, ya que lo normal parece ser esperar en un bar a que acabe la crisis y a que vuelva el trabajo en la costa, o bien trabajar por un jornal tratando de reunir las peonadas suficientes que permitan subsistir el resto del año.

Tras su I Congreso Nacional en diciembre de 2011, el SAT recoge en parte, la bandera de lucha de su principal motor, el Sindicato de Obreros del Campo (SOC), e impulsa con fuerza la lucha por la recuperación de tierras, al grito de “¡Reforma agraria, ahora!”. Así, en 2012 no sólo se ocupó Somonte, sino también la finca militar de Las Turquillas en la Sierra Sur de Sevilla, que volvió a ocuparse el 1º de Mayo de 2013 junto a la finca La Rueda en la cora o comarca de La Loma, propiedad del BBVA.

Y desde luego, se ocupan espacios mentales.

LAS TURQUILLAS

Aquí os quiero hablar de mi experiencia personal de la recuperación de Las Turquillas ya que ha sido la acción en la que he participado directamente. Las Turquillas es una finca de aproximadamente 1200 hectáreas entre los términos de Osuna y La Lantejuela, en la Sierra Sur de Sevilla. Es una yeguada militar propiedad del Ministerio de Defensa del Gobierno de España y su explotación se basa en la cría de caballos y burros para el ejército español. De esas 1200 hectáreas, gracias a diez años de presiones y acciones del SOC se consiguió la cesión al uso de unas 350 hectáreas al Ayuntamiento de Osuna, actualmente gestionadas por una empresa pública llamada Turqgesa con buenos resultados en la producción y comercialización de plantas aromáticas, ajos, leguminosas y espárragos con certificación ecológica, creando puestos de trabajo prioritariamente entre personas desempleadas del régimen agrario y que no recibieran ningún tipo de ayuda o de prestación. Desde este punto de partida, hemos de entender cómo la finca de Las Turquillas es clave en la histórica lucha jornalera de esta comarca con altísimos índices de desempleo, en pleno corazón de Andalucía.

En 2012 y 2013 se han venido repitiendo las ocupaciones donde yo he podido estar presente, junto con centenares de personas de toda Andalucía, principalmente de pueblos de la zona. Ese grupo humano, con banderas andaluzas, banderas españolas de la II República y con la imagen del Che, saltó la barrera que prohíbe el paso a civil no autorizado, marchando hasta el punto de control justo en la entrada al cortijo, donde uniformados militares esperaban y recibían nuestras intenciones.

Ante la amenaza de que si se nos ocurría pasar el control y entrar al cortijo actuarían más de un centenar de guardias civiles armados de la unidad de intervención que lo custodiaban, se hizo una asamblea en la que se decidió, a última instancia, qué haríamos y con qué fuerzas contábamos. A mano alzada y por pueblos, contabilizamos la gente disponible para acampar junto a las puertas, donde nuestra acción se hacía más visible y facilitaba el abastecimiento y acceso a la zona.


     Animamos y llamamos a la juventud andaluza y de otros territorios a la recuperación de tierras, a la creación de cooperativas de trabajo agroecológico, a la organización para la defensa de nuestro territorio.   

Pusimos en práctica la resistencia, con comisiones de los pueblos de alrededor que cuidaron de la comida, logística y otros asuntos. Se montaron tiendas de campaña y un sombrajo como espacio común para asambleas y comedor. Durante los primeros días nuestra acción simbólica fue la de poner en producción la tierra, escogiéndose un pequeño terreno de la finca y sembrándose un pequeño huerto, y realizando tareas de limpieza ya que la finca se encontraba en una situación de abandono prácticamente.

En 2012 el desalojo se efectúa después de 20 días de ocupación, siendo la estancia más larga y prolongada en la finca. En 2013 se nos desalojó la primera noche, pero mudamos el campamento de lugar y en el nuevo emplazamiento se resistió dos semanas. En ambas ocasiones, el desalojo se produjo de manera pacífica, pero con la identificación de las personas que ahí estábamos y la ‘correspondiente denuncia’ por parte de las autoridades. En este ámbito son incesantes los juicios, imputaciones, multas y demás fórmulas para reprender nuestras acciones.

EL AMOR CUANDO SE LLAMA LUCHA

Personalmente, la experiencia que se adquiere en una ocupación no puede ser más enriquecedora. Tampoco es fácil, pero para quien ama la tierra no hay mayor satisfacción que luchar por ella. Una toma de tierras es el reencuentro con nuestras raíces más profundas, el contacto directo con la tierra y con la lucha de nuestros antepasados. Es engrandecerse en valores como el de la dignidad y la solidaridad, compartiendo el botijo de agua y la comida que voluntariamente ofrecen de los pueblos cercanos. Sentir el peso de la Historia, con mayúsculas, cuando eres consciente de que por esto mismo lleva peleando y en muchas ocasiones muriendo, nuestro pueblo y tantos otros pueblos, desde hace siglos. Por una Reforma Agraria de verdad, que devuelva a las manos de nuestra gente lo que en su día órdenes militares, religiosas, nobleza y burguesía nos robaron, que a la juventud nos permita vivir en nuestro territorio sin tener que abandonarlo o ser explotada, y que la figura del campesinado recobre la dignidad que se merece.

Es por ello que, desde el Área de Juventud del SAT, siendo conscientes de que Nuestra Andalucía se desangra –por Despeñaperros– cada día más a causa de la política neoliberal de los Gobiernos de Sevilla y España; animamos y llamamos a la juventud andaluza y de otros territorios a la recuperación de tierras, a la creación de cooperativas de trabajo agroecológico, a la organización para la defensa de nuestro territorio frente a las amenazas del fracking, transgénicos y agrotóxicos, a la creación de grupos de consumo, etc., en definitiva, alternativas en pro de nuestra soberanía alimentaria, y de estar cada día más cerca de alcanzar la utopía que nos permita vivir en nuestros pueblos y barrios con la dignidad de nuestro esfuerzo, trabajo, sudor y en compañía de los frutos que nos da esta tierra.

Hay que devolver al campesinado andaluz la tierra que le fue arrebatada por derecho de conquista”, Blas Infante Pérez de Vargas, Padre de la Patria Andaluza.

Pablo González Corrales

Área de Juventud del Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras

Captura de pantalla 2014-10-27 a la(s) 17.19.24http://www.soberaniaalimentaria.info/images/descargas/sabc_18.pdf